Los responsables de I&O deben afrontar los retos de la IT híbrida

Aunque las empresas han adoptado el uso de la nube para aumentar la agilidad informática y la rentabilidad de la inversión, la preocupación por su uso para aplicaciones heredadas de misión crítica y el cumplimiento de la privacidad de los datos hacen que las empresas opten con frecuencia por mantener parte de sus operaciones de IT in situ. 

Esto es lo que se conoce como IT híbrida, una combinación de centros de datos locales y nube privada y pública, que ya es habitual en los entornos de IT de las empresas. 

La llegada de este enfoque mixto significa que los responsables de I&O se enfrentan a «efectos cascada» provocados por las complejidades multidimensionales que conlleva. Pero para hacer frente a estos nuevos retos, muchas herramientas tradicionales de Infraestructura y Operaciones (I&O) han llegado a su fecha de caducidad. 

Así, mientras los responsables de I&O se ven presionados para crear, configurar y gestionar rápidamente entornos de aplicaciones dinámicos que ayuden a acelerar los objetivos empresariales, deben desarrollar y aplicar simultáneamente nuevas estrategias y herramientas para maximizar la productividad y minimizar los riesgos potenciales que pueden conllevar.  

Gestión de IT híbrida 

En muchos sentidos, la IT híbrida puede ofrecer lo mejor de ambos mundos: la oportunidad de aprovechar los principales servicios en la nube al tiempo que se mantiene la seguridad y el control de las aplicaciones heredadas y sensibles en la propia empresa. 

En el mejor de los casos, cuando los sistemas están configurados de forma óptima para trabajar juntos, la IT híbrida ofrece una disponibilidad de servicios de IT eficiente, rápidamente escalable y bajo demanda. Pero, naturalmente, a medida que los datos se almacenan en distintas ubicaciones y las cargas de trabajo de la empresa se distribuyen entre diferentes ubicaciones, departamentos y sistemas, pueden surgir rápidamente silos de comunicación y visibilidad. 

Para evitar esto, las organizaciones deben encontrar formas de integrar y orquestar la IT repartida entre múltiples infraestructuras en la nube y en local. Con una gestión eficaz de la IT híbrida, los responsables de I&O pueden hacerlo, así como colocar las cargas de trabajo individuales en entornos óptimos. 

Una forma de gestionar la IT híbrida es aprovechar las nuevas herramientas de I&O, como las plataformas de gestión unificada de infraestructuras (UIM), que incorporan funciones de operaciones automatizadas y análisis avanzados con características que se encuentran en los servicios de IT y las herramientas de gestión de la nube de uso común. 

Estas plataformas, como tales, funcionan para crear un marco que agrupe y organice los activos de IT en entornos híbridos para permitir a las organizaciones aprovechar sus servicios de IT bajo demanda mediante la comprensión de los servicios a los que pueden acceder en las instalaciones y de terceros proveedores.  

Prepararse para las violaciones de datos

La infraestructura distribuida permite procesar eficazmente los datos lo más cerca posible de su origen, lo que redunda en beneficio de la latencia y la eficiencia. También permite acceder a los datos y a los servicios de IT allí donde lo exija el caso de uso empresarial, algo clave en una época en la que gran parte de la mano de obra ha migrado al trabajo desde casa. 

Tres cuartas partes de las empresas mundiales describen ahora su estrategia de infraestructura de datos como multi-nube o híbrida; un enfoque elegido para crear mayor compartibilidad, flexibilidad y capacidad de crecimiento. Pero la distribución amplia y variable de la IT híbrida puede plantear riesgos para los datos que difunde junto con ella. 

Mantener la visibilidad sobre entornos híbridos de gran complejidad operativa también plantea un importante reto de seguridad a los responsables de I&O. No es de extrañar que se pasen por alto lagunas y que no se aborden las vulnerabilidades. Como resultado, los malos actores tienen más posibilidades de acceder a la información de empresas y clientes, con consecuencias muy reales para la privacidad y la seguridad. 

Además, las funciones de sincronización pueden dejar toda la base de datos vulnerable a los virus, ya que los archivos infectados del sistema de un usuario pueden propagarse por toda la base de datos. Sin una gestión correcta, estos riesgos seguirán creciendo junto con el nivel de distribución. 

Para gestionar de forma segura el crecimiento de los datos distribuidos, los equipos de I&O deben realizar evaluaciones de impacto para el uso de los datos dentro de la infraestructura distribuida, identificando dónde y cómo se utilizan, los riesgos potenciales que podrían surgir a medida que crecen en volumen y distribución – y su capacidad para protegerlos y gestionarlos de forma segura. 

Garantizar que puedan hacerlo puede requerir contratar personal administrativo adicional, desarrollar la gobernanza adecuada desde el principio, aprovechar el control local que ofrecen las bases de datos distribuidas en la nube y, lo que es más importante, garantizar que se conserven copias impresas de los datos al tiempo que se permite el acceso remoto de los equipos.  

Ventajas e inconvenientes de la nube distribuida 

La transformación digital en todas las industrias ha visto una floreciente adopción de la nube, a la que migran cada vez más funciones empresariales. 

Con un enfoque de IT híbrida, tener que gestionar infraestructuras de computación local, en la nube y en el perímetro puede suponer perderse algunas de las ventajas clave de la nube, que permite unificar la tecnología en toda la organización. 

Una característica cada vez más popular de la IT híbrida es el enfoque de nube distribuida, que permite a las empresas operar servicios de nube pública en distintas ubicaciones y gestionarlos desde un cuadro de mandos centralizado, mientras que los proveedores de la nube conservan la propiedad, el funcionamiento, la gobernanza y las responsabilidades de actualización. 

Y los beneficios pueden ser significativos. Según Santhosh Rao, Senior Director Analyst de Gartner, «la computación multinube reduce el riesgo de dependencia del proveedor de la nube y puede ofrecer oportunidades de resiliencia y migración de servicios, además de las ventajas fundamentales de la nube en cuanto a agilidad, escalabilidad y elasticidad». Otras ventajas incluyen la posibilidad de cumplir requisitos localizados de conformidad y rendimiento, al tiempo que se benefician de la gestión y experiencia del proveedor que conlleva su control. 

Sin embargo, este modelo puede presentar retos importantes, y los responsables de I&O deben sopesar sus ventajas planteándose preguntas como cómo se gestionará el ciclo de vida del hardware, qué acuerdos de nivel de servicio serán necesarios para la solución y cómo pueden cumplirse razonablemente. Además de estas consideraciones del «Día 2», los equipos de I&O también deben encontrar los casos de uso, los proveedores de tecnología y las arquitecturas adecuados para garantizar la seguridad y el éxito de los proyectos en la nube. 

Una forma de que I&O evalúe si los beneficios compensan los retos operativos es simular estos retos en un modelo distribuido, medir su capacidad para hacer frente al tiempo de inactividad mientras se repara el hardware e identificar los cuellos de botella en el rendimiento.  

Los entornos de IT híbridos necesitan servicios de gestion híbridos

Los entornos de IT híbridos subyacentes suelen ser complejos sistemas de hardware de múltiples proveedores, distribuidos en distintas ubicaciones y gestionados por diferentes equipos con contratos con múltiples proveedores, todos ellos con sus propias condiciones. 

Es más, con las aplicaciones y configuraciones cada vez más complejas y exclusivas de la IT híbrida, las técnicas de gestión tradicionales están llegando a sus límites, mientras que la necesidad de niveles de personalización cada vez mayores sigue creciendo. 

En este contexto, los equipos de I&O y sus presupuestos se beneficiarían de una menor complejidad, no de una mayor. Un planteamiento inteligente que se está estudiando es un enfoque híbrido de la gestión de la infraestructura de IT mediante la asociación con proveedores de servicios de IT independientes de la marca. Estas empresas pueden ayudar a optimizar los entornos de IT, identificar vulnerabilidades y desarrollar planes de recuperación complementarios. 

Este estilo de gestión ofrece la ventaja de combinar todas las marcas de hardware en un único contrato centralizado con un punto de contacto para dar soporte a infraestructuras de IT completas. Elegir proveedores con alcance mundial, como Evernex, crea la ventaja añadida de recibir asistencia técnica especializada en un momento y en un idioma que atiende a la distribución geográfica de los equipos. 

Evernex cuenta con 40 años de experiencia ofreciendo asistencia personalizada para satisfacer las necesidades de miles de sistemas de IT únicos y de múltiples proveedores. Si desea ayuda para gestionar su IT híbrida, no dude en ponerse en contacto con nosotros

COMPARTIR:

Solicitar presupuesto